Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

Los continuos robos parecen ser una pesadilla para la dueña de una panadería del barrio de San Telmo, que ya fue asaltada tres veces en menos de un mes y en todas las ocasiones, el autor de estas fechorías es el mismo sujeto, el cual volvió a actuar este jueves contra su comercio. En tanto, la mujer nos descartó colocar rejas, alarmas y vidrios blindados para reforzar la seguridad de su negocio.

Marcela, dueña del comercio ubicado en la calle Brasil al 500, le comentó a Crónica que “es el tercer robo que sufrimos, ya que el primero tuvo lugar el 9 de noviembre, el otro ayer y hoy en la madrugada volvió a ocurrir. En la primera instancia se llevó dinero de un pago que teníamos que hacer temprano, pero en la ocasión de hoy se llevó la caja registradora. Por suerte, la tiró en Brasil y Piedras y uno de los empleados que entró temprano la encontró y la trajo de vuelta, algo que es positivo, porque si la caja no volvía hay que hacer una denuncia a la AFIP y comprar una nueva que sale mucho dinero”.

Lo llamativo de estos robos es que son cometidos por el mismo sujeto: “tenemos cámaras internas y al ver las imágenes nos dimos cuenta de que era la misma persona la que cometía los hechos. No es un chico de la calle porque viene bien vestido y viene a robar dinero, sabiendo que hay muchas cosas para comer que se podría llevar. Sólo viene a delinquir y en esta ocasión, vino con otra persona porque la caja es pesada y necesito ayuda para llevársela”, agregó la mujer.

Además de tener que sufrir la sustracción de dinero, Marcela tiene que afrontar los gastos por los vidrios rotos, al argumentar que “este es el tercer vidrio que me rompe y la bronca es que el seguro que tenemos, a veces te cubre una parte del vidrio y otras el total, con lo cual también tenemos otro gasto sumado al robo. Pensando en mejorar el tema de seguridad del negocio, tenemos que poner vidrios blindados, rejas y alarmas para que no nos vuelva a pasar esto. La primera vez hice la denuncia a la comisaría 14° y me dijeron que no cuentan con personal como para cubrir a todos. Creo que tendrían que patrullar más o poner policías en algunas esquinas para mejorar la seguridad en el barrio, ya que no sólo nos han robado a nosotros sino también al lavadero de al lado y negocios que tenemos cerca”.