Viernes 23 de Julio de 2021

Hoy es Viernes 23 de Julio de 2021 y son las 19:53 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

30 de agosto de 2018

Pesadilla profunda

La peor hipótesis, imposible de imaginar en las vísperas, se dio en el Monumental. Perdimos casi sin sacar la cara...

Así son las pesadillas: cuesta despertarse y son generadas por uno mismo. Sí, ellos pueden haber jugado y sobre todo craneado un buen partido, pero nosotros fuimos los excluyentes protagonistas de este desastre. Empezando por el Chacho, que si bien no quemó su idea de nunca esperar, volvió a tropezar con la piedra de la ida: la espaldas de Nery, el bajón de Neri Cardozo y un Zaracho que no encuentra su mejor posición. Pero siguiendo con otras carencias más insólitas: falta de energía para ir a todas, falta de concentración salvo para dormirnos -en el primero, Soto; en el segundo, una de Cardozo inexplicable hasta en Saturno-, de ideas para inventar -la pieza clave, Centu no estuvo, salvo para honrar sus peores tradiciones-, de ánimo para no caernos ante el primer gol salvo esa de Zaracho contra el innombrable amurallado y de personalidad para rebelarnos y hacer pesar la camiseta.

El único partido fue el equipo, quebrado en sus líneas y más indolente que insolente, como si no fuera la super-final que todos sentíamos que se jugaba y era el trampoiín que podía hacer explotar al equipo. En vez de trampolín, fue un tobogán, del que caímos una y otra vez al pozo. Defendimos como si no estuvieran juntos muchos meses, con Saravia y Sigalli irreconocibles, como sucede siempre en las pesadillas. El medio fue una autopista, pero para ellos, que siempre quebraron la línea fácil. Y adelante ni presionamos la salida ni creamos netas, porque Licha y Bou no estuvieron a tono, como todo el resto, de la épica copera imprescindible. No sonó nunca el despertador. Sin juego ni fuego. Va a ser difícil despertar de esta pesadilla, olvidarnos de esta película de terror.

COMPARTIR: