Martes 27 de Septiembre de 2022

Hoy es Martes 27 de Septiembre de 2022 y son las 23:43 - Detuvieron a 2 abusadores que atacaban en el subte / Desde la cárcel, Milagro Sala brindó un discurso para un acto del partido de D'Elía / Los 28 puntos destacados del informe "El estado del Estado" / Emotivos homenajes a Muhammad Alí en las calles de Estados Unidos / Jonás Gutiérrez: "Messi es un genio, siempre lo da todo" / Hay tres sospechosos de violar y estrangular a un chico en Santiago del Estero / El oficialismo celebró la suspensión de Ricardo Echegaray de la Auditoría General / Lionel Messi, prácticamente descartado para el debut ante Chile / Otra jueza dictó un amparo contra el aumento de tarifas / Mauricio Macri "está bien de salud", tuvo reuniones en Olivos y el lunes retomará su agenda / El emotivo recuerdo de Storani sobre su hijo: "Él enseñaba a ser un buen padre"  / Cristina Kirchner publicó un análisis de su hija Florencia sobre la marcha #NiUnaMenos / Cristian Ritondo recibió el alta médica tras cinco días de internación / Roland Garros: el argentino Gustavo Fernández se coronó en tenis adaptado / Corrupción en Brasil: Marcelo Odebrecht entregó USD 3.400.000 a la campaña de Dilma Rousseff / ¿Como sería tu vida si te sintieras apoyado incondicionalmente? / La española Garbiñe Muguruza derrotó a Serena Williams y se consagró en Roland Garros / Perú derrotó a Haití y empezó el torneo con el pie derecho  / El papa Francisco aprobó el proceso para expulsar obispos por casos de pedofilia / Paraguay no pudo con Costa Rica en su debut en la Copa /

14 de agosto de 2018

"Este equipo recuperó la mística para ir por la Copa"

Pavoni, toda una leyenda roja, habló con los refuerzos a pedido de Holan. Sigan nuestra historia, les dijo. Y avisó: "Por más que Boca gane 40 copas, el Rey seguirá siendo Independiente".

Cinco Libertadores, una Intercontinental, tres Interamericanas y tres torneos locales. Todo eso ganó Ricardo Pavoni, un hombre cuyo nombre es sinónimo de Independiente. Su imagen encabezando el saludo de los brazos en alto ilustra las páginas doradas de la historia del club. Capitán de pierna fuerte y templada, guapo de antaño, obrero calificado para la construcción de la gloria, el uruguayo de 75 años es una leyenda en el Rojo. Ariel Holan lo sabe y por eso lo invita a presenciar los entrenamientos, a almorzar con los jugadores, la abre las puertas de las concentraciones y le dice que se reúna con los refuerzos para que les explique a dónde están llegando.

Mirá también: Los pibes dan el ejemplo

-¿Qué te pide Holan cuando vas a hablar con el plantel?

-Soy amigo íntimo de Ariel desde el 2006. Cada vez que lo veo charlamos de mil cosas: de la vida, de fútbol, del equipo. Antes de la Suruga me junté con algunos jugadores nuevos. Les expliqué lo que es el club y a qué vienen. Acá no podés decir: “Llego a ver qué pasa”. Siempre les pido que sigan nuestra historia. Ellos deben continuar lo que nosotros empezamos en los ‘60.

-¿Los jugadores captan rápido el mensaje o al principio son desconfiados?

-A muchos los conozco desde las Inferiores porque los dirigí, pero los demás con el tiempo se van animando a preguntarme cosas. Tuve la suerte de jugar 12 años en Independiente y di 12 vueltas olímpicas. Quedó un pecado, porque todo aquel que vino detrás quedó marcado por la obligación de mantener el prestigio. Esa carga fue muy pesada para muchas generaciones que han pasado por el club, pero Holan supo volver a las fuentes.

Mirá también: Con la Copa a todas partes

-¿De qué forma lo logró?

-Hay pequeños gestos que son fundamentales. Cuando Ariel llegó me dijo: “Explicales a los muchachos qué es Independiente y lo que representa el saludo histórico”. Les dije a los futbolistas que no me gustaba cómo salían a la cancha y les comenté cómo lo hacíamos nosotros. Cuando entrás derechito y levantás los brazos de forma coordinada estás diciendo: “Acá estoy yo, puteame o hacé lo que quieras, pero vengo a tu cancha a ganarte”. Eso te fortalece. Tagliafico me ha comentado que después del saludo sentían una sensación de seguridad tremenda. Y el proceso de reconstrucción del club empezó con la recuperación del sentido de pertenencia.

Mirá también: El rival del Rojo, en descenso

-¿Tanto te fortalece el saludo?

-Sí, sin dudas. Es un sello distintivo del club, como el haka para los All Blacks. Los demás no lo hacen porque saben que sería invadir algo ajeno, que no les pertenece. El saludo es parte de la mística.

-¿Qué es la mística y qué papel juega?

-La mística es el sentido de pertenencia, es saber cuál es la identidad del club, qué quiere la gente y para qué te trajeron. Debuté en el Rojo el 24 de marzo del 65, contra Boca en cancha de River por la semifinal de la Libertadores, con 77.000 personas en el estadio. Ese día Pipo Ferreiro me dijo una frase que me quedó grabada y que hoy les transmito a los jugadores: “No te compliques, no te hagas el fenómeno. Hacé la que sabés y te vamos a bancar”. La mística es tener un equipo en el que el otro se juega la vida por vos. Se los he comentado a los jugadores y creo que este equipo recuperó la mística para ir por la Copa.

-¿Lo ves como candidato firme?

-Era fundamental ganar la Suruga, eso les va a dar un empujón y una seguridad tremenda a los jugadores. La Libertadores va a ser durísima: hay muchos brasileños y tanto Boca como River están bien predispuestos. Independiente tiene un plus: la mística copera es una pequeña ventaja. Aunque muchos no lo crean, eso existe, influye, te contagia y te da una seguridad que no se puede explicar con palabras.

-¿Qué te genera el hecho de que Boca quiera apropiarse del mote de Rey de Copas?

-Por más que Boca gane 40 copas, el Rey es Independiente porque fue el primero, por tradición, por sus hazañas. Si mañana Boca tiene más plata que River, el apodo de Millonarios no va a cambiar de dueño. Hay cientos de equipos en el mundo que deben querer ocupar nuestro lugar, pero la corona nos pertenece. Decir Copa Libertadores es decir Independiente.

COMPARTIR: