Sábado 15 de Agosto de 2020

Hoy es Sábado 15 de Agosto de 2020 y son las 07:41 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 7.9º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

5 de marzo de 2018

Todos tienen derecho a nacer y a vivir

Si hay concepción, hay ser humano. Las personas no son dueñas de su organismo, por lo que la discusión sobre las decisiones con el cuerpo terminan siendo una falacia. 

Por Licenciado Aldo Ferrante 
ML 43027 

Mucho se ha escrito respecto de si las personas son o no "dueñas" de su cuerpo y si como consecuencia de ello pueden disponer o no libremente de él. La persona humana no es dueña de su organismo. Ejemplo: no puede decidir qué hacer con sus pulmones, con su corazón Y con sus glándulas endócrinas, etc.

Se podrá decir que puede donar sus órganos en vida, pero sin terminar con su propia existencia. Lo que no puede es disponer de su ser, excepto que decidiera suicidarse. El hombre solamente puede ser propietario de cosas externas a su persona, o volver hacia atrás, a los tiempos de la esclavitud en los cuales "el amo y señor" disponía de sus esclavos libremente. Creo que es mejor olvidar ese momento de la historia.

Pero vamos al tema que nos ocupa: el aborto. Si no podemos ser propietarios de nuestro cuerpo vivo, mucho menos del vulnerable producto de la concepción desde el huevo y hasta el nacimiento. Sobre este punto se afirma, con absoluto desconocimiento, que la mujer es dueña de su cuerpo y, por lo tanto, del huevo, embrión o feto que alberga durante el embarazo.

La mujer no es dueña de su cuerpo, como ya hemos visto, y mucho menos del futuro ser humano que alberga, alimenta y protege en su interior. Ese ser tiene su propia información genética y el derecho más importante: nacer y vivir. El tema de la "propiedad" es aún más complejo: ¿y la propiedad del progenitor"? Claramente, el ser concebido no puede tener su vida a merced de "propietarios" que podrán o no estar de acuerdo con abortar cuando, en realidad, no los asiste ningún derecho para disponer de la vida del Ser Humano no nato.

Se afirma que la interrupción del embarazo es lícita, dependiendo del número de semanas de la gestación, pero hay una continuidad vital desde la concepción y hacia adelante: si hay huevo, hay futuro ser humano.¿Quién puede atribuirse el derecho a discontinuar el proceso de la vida de otro ser humano? ¿Quién puede declararse propietario de esa futura persona?

Existencia y esencia

Me voy a permitir citar a Jean Paul Sartre, filósofo francés existencialista, quien decía: "La existencia precede a la esencia". Significa que el ser humano se va haciendo a sí mismo con libertad, en el devenir de la vida; pero para eso tiene que ¡existir! ¿Quién puede atribuirse la potestad de interrumpir la continuidad de la existencia humana? Sartre no creía en Dios, pero reconocía que sin existencia no podía haber futura persona.

COMPARTIR: