Por Gabriel Calisto 

gcalisto@cronica.com.ar 

Con una nueva cena en el barrio porteño de Caballito, la unidad del peronismo bonaerense avanza a fuego lento. En la noche del martes, los jefes comunales que sorprendieron la semana pasada al sumar en la misma mesa a Martín Insaurralde (de Lomas de Zamora) con Máximo Kirchner, de la mano de Fernando Espinoza y Verónica Magario (La Matanza) agregaron a otros dirigentes que parecían distanciados.

Entre ellos estuvo también Mariano Cascallares, otro de los que integró el ahora desmembrado Grupo Esmeralda. No obstante, la presencia que concentró todas las miradas fue la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que aprovechó su paso por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires -tuvo que declarar en la causa dólar futuro- para interiorizarse de los planes de los intendentes y sus observaciones sobre la actualidad económica, social y política.

Otro que dijo presente por primera vez fue Juan José Mussi, el histórico dirigente peronista de Berazategui, que busca convertirse en el jefe de un reunificado bloque de diputados bonaerenses, todavía reacios a la reciente moda de privilegiar la unidad.

Según pudo saber "Crónica", "Cristina escuchó mucho más de lo que habló. Preguntó por los municipios más afectados, por la respuesta de la gente a la defensa que se hizo frente a los tarifazos y por la situación social de cada uno", aclararon los presentes.

Para el diputado nacional Juan Cabandié "fue muy importante que muchos de los compañeros que no tuvieron hasta ahora la posibilidad de tener una charla tan tranquila, relajada y sin intermediarios con ella, pudieran hacerlo, para poder también hacer sus preguntas y escuchar las ideas de cada uno".

El legislador por la Capital Federal destacó la "madurez que representa que, lejos de abocarse a una mera ingeniería electoral, se trabaja sobre ideas y propuestas. Es algo superador".

Trabajo artesanal

Para acercar dirigentes al espacio que buscará armar una lista de unidad, incluyendo la posibilidad de evitar que Florencio Randazzo lance su interna, trabajan entre otros Fernando Espinoza (presidente del PJ bonaerense) y el camporista Eduardo "Wado" De Pedro.

Ayer, además de los mencionados Cascallares y Mussi, se acercaron a la cena el diputado nacional Gustavo Arrieta y los intendentes Alberto Descalzo y Alejandro Hugo Corvatta. Según trascendió, siguen los intentos por sumar a Florencio Randazzo y los dirigentes que se mantienen a su lado, pero el ex ministro del Interior y Transporte mantiene su decisión de formar una lista alternativa que compita en las elecciones internas.