Por Fernando Vázquez 

fvazquez@cronica.com.ar 

 

El cadáver salvajemente masacrado a golpes en la cabeza y estrangulado con un cable de un humilde jubilado de 71 años, apareció dentro de la vivienda habitada por el septuagenario, en un tremendo suceso que se registró en la localidad bonaerense de Monte Grande, en el partido de Esteban Echeverría.

Las autoridades policiales tratan de averiguar el paradero de los asesinos y los móviles del tremendo crimen. En tal sentido, la Justicia no descarta que el indefenso anciano haya sido agredido con fines de robo. Los voceros de los tribunales de Lomas de Zamora revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Bernardo Aguirre, jubilado, de 71 años.

Trascendió que el macabro hallazgo se produjo cuando los integrantes del destacamento Nuestras Malvinas recepcionaron una denuncia, al número telefónico de emergencias 911, que hacía referencia a una persona muerta en el interior de una finca situada en Nueve de Abril al 2800, entre Cáceres y Coronel Alvaro Barros, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

Horrendo cuadro

De inmediato los servidores públicos de la mencionada dependencia arribaron a dicho inmueble, donde localizaron el cuerpo sin vida del anciano, que yacía en el sector del dormitorio. El occiso estaba tendido boca arriba, presentaba brutales golpes, aplicados en la región del cráneo y, además, tenía un pedazo de cable enroscado en el cuello.

Versiones obtenidas entre los habitantes del barrio sostienen que el cadáver de Aguirre habría sido encontrado por una mujer, que concurría a realizar tareas de limpieza en el inmueble, oportunidad en la que el vio al fallecido en el dormitorio del domicilio y entonces, consternada, avisó del horrendo episodio.

Con los datos logrados en el escenario del brutal asesinato, los pesquisas policiales realizan diferentes procedimientos con el objetivo de establecer tanto el paradero de los sujetos que mataron al anciano como los móviles del asesinato, que provocó gran consternación entre la gente que reside en el vecindario.

Al respecto, los investigadores sospechan que Aguirre habría sido agredido sin piedad por un grupo de ladrones, aunque tampoco descartan otros motivos, como por ejemplo que el anciano conocieran a los autores de su deceso.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada “Homicidio”, los funcionarios correspondientes al departamento judicial de Lomas de Zamora. Por su parte, la gente que del barrio, tras enterarse de lo ocurrido con Aguirre, se quejó de la bestial ola de asaltos que debe padecer, a la vez que señaló que muchos de los ladrones habitualmente se esconden en las villas de emergencias que hay en el partido.