Por Fernando Vázquez

fvazquez@cronica.com.ar

Pesquisas policiales lograron desarticular una peligrosa banda, dedicada a consumar entraderas en el norte del conurbano bonaerense, la cual estaba integrada por ex convictos. Las autoridades detuvieron a 2 miembros de la gavilla, mientras que otros 2 malvivientes (ambos hermanastros) son buscados intensamente.

Los voceros judiciales revelaron que los sujetos apresados, llamados Fernando Fabián y Juan Carlos, de 27 y 25 años, respectivamente, fueron capturados al cabo de 3 allanamientos llevados a cabo por los policías de la comisaría 10ª de San Isidro.

Fernando Fabián resultó localizado en una finca situada en Almeyra al 2900, en Lanús; en tanto que Juan Carlos fue reducido en una vivienda ubicada en Ministro Brin al 1300, en el barrio porteño de La Boca.

Además, los policías realizaron otro allanamiento en jurisdicción de Villa Domínico, en el partido de Avellaneda. Trascendió que los hermanastros buscados son 2 sujetos de 38 y 26 años.

Investigación

La organización fue desarticulada porque se estableció que los malvivientes se desplazaban a bordo de un Renault Fluence blanco, patente NEL 991, que era propiedad de un individuo afincado en Salliqueló.

El personal de la seccional dialogó con este hombre, quien les dijo que había entregado el automóvil en una concesionaria de la Capital Federal. Tras seguir la ruta comercial del rodado, los pesquisas averiguaron que dicha unidad luego había sido adquirida por el marginal de 38 años, aunque la transferencia no se había documentado.

Los involucrados en los robos fueron identificados gracias a los diferentes datos aportados por áreas de Inteligencia de los servicios penitenciarios, ya que eran ex reclusos.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los servidores públicos incautaron el vehículo, 4.500 pesos, un aparato de telefonía celular, una notebook y una pistola Bersa 22 largo con la numeración limada y que tenía 10 municiones en el cargador.

Las diligencias comenzaron a raíz de un asalto sucedido el 25 de agosto pasado en un domicilio instalado en la calle Haití al 2100, en Martínez, donde los sujetos redujeron a Graciela Beatriz Reggi, de 66 años, quien en esos momentos se hallaba junto a 2 albañiles, que desarrollaban refacciones en la vivienda.

Intervino en la causa el doctor Gastón Garbus, fiscal en turno de la Unidad Funcional de Martínez, dependiente del departamento judicial de San Isidro.