Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Los policías de la comisaría de Villa Domínico (7ª de Avellaneda) se llevaron una gran sorpresa cuando una mujer concurrió a la seccional junto a su hijo, de 16 años, para entregarlo detenido, ya que el menor era buscado por las autoridades debido a su participación en el salvaje asesinato a cuchilladas y golpes de un joven, sucedido el mes pasado en la localidad bonaerense de Villa Obrera, en el partido de Lanús.

De acuerdo con lo revelado por los voceros, el hecho se produjo en la comisaría que está situada en el cruce de Coronel Casacuberta y Oyuela, en jurisdicción de Villa Domínico, cuando una mujer, llamada Nancy Silvana, de 39 años, se apersonó en la sala de guardia, en compañía del pibe, oportunidad en la que les afirmó a los pesquisas que pensaba entregar preso al belicoso adolescente, porque estaba involucrado en la violenta muerte a puntazos y golpes de Luciano Marcos Guzmán, consumada el 18 de septiembre pasado.

A raíz de estas palabras de la mujer, los servidores públicos se comunicaron de inmediato telefónicamente con sus pares de la seccional de Villa Obrera (8ª de Lanús), quienes entonces les confirmaron que el muchachito, llamado Javier Ángel, de 16 años, era una de las personas buscadas por el terrible crimen.

En el Fuero Juvenil
El joven está actualmente a disposición de los integrantes del Fuero de Responsabilidad Juvenil del departamento judicial de Lomas de Zamora. El chacal y sus familiares residen en la zona de la Villa Corina, en el sur del conurbano provincial.

Tal como publicamos en exclusiva en su momento, Guzmán, de 21 años, fue asesinado sin piedad a golpes y cuchilladas por varios patoteros a la salida de una fiesta. La agresión se registró en Teniente General Donato Álvarez, entre el Camino General Belgrano y Centenario Uruguayo, y este muchacho falleció mientras era trasladado de urgencia a la Unidad de Pronta Atención (U.P.A.) de Wilde.