Miércoles 19 de Enero de 2022

Hoy es Miércoles 19 de Enero de 2022 y son las 11:24 ULTIMOS TITULOS:

ACTUALIDAD

3 de diciembre de 2014

Reunión cumbre de Moyano y sus aliados para lanzar un paro

El camionero convocó a Barrionuevo y Micheli a sumarse a una huelga la semana próxima contra el impuesto a las ganancias y la inflación. Podrían adherir gremios del transporte y bancarios

"Así como el Gobierno bajó la persiana, también se puede terminar la prudencia en las organizaciones gremiales. La prudencia tiene un límite", amenazó ayer Hugo Moyano. Sus palabras fueron un anticipo de lo que ocurrirá hoy, cuando el jefe de la CGT opositora defina junto al titular de Gastronómicos, Luis Barrionuevo, y al líder de la CTA disidente, Pablo Micheli un nuevo paro general para el 10 o 11 de diciembre contra el impuesto a las ganancias y el aumento del costo de vida.   Fue al comienzo de la semana cuando el líder camionero decidió convocar para esta tarde al consejo directivo de su CGT. El impacto de una eventual medida de fuerza, no obstante, estará supeditado a lo que se defina horas antes en la sede de la Federación Marítima Portuaria, donde los 22 sindicatos del transporte resolverán si adhieren a la convocatoria. Si bien hay malestar en estos gremios por la ausencia de respuestas del Gobierno, lo cierto es que estarían más cerca de activar una protesta más moderada y similar a la de la semana pasada, la cual duró solamente tres horas.   Pese a que el titular de la UTA, Roberto Fernandez, fue incendiario ayer con sus declaraciones - "si el Gobierno no escucha, esto no termina bien", los colectiveros alertaron que no participarán de una huelga general.   Los ferroviarios de La Fraternidad se diferencian también del líder camionero al compartir una línea más cercana a la "prudencia", del golpear y replegarse. Omar Maturano, su máximo dirigente, prepara a sus delegados para dictar una interrupción parcial de tareas y practicar un quite de colaboración en lo que respecta a las horas extra.   En caso de que el transporte se sume bajo alguna modalidad a la protesta, otro de los que podría adherir es la Asociación Bancaria, según lo conversado en los últimos días entre líderes de ese gremio y el moyanista Juan Carlos Schmid.   Queda descartado que tanto Pablo Micheli como Luis Barrionuevo apoyarán el lanzamiento de un paro general. Principales impulsores de la profundización de la confrontación con Cristina Kirchner en los últimos meses, fue el propio Moyano quien, tras la última huelga de agosto, "enfrió" a sus aliados y los forzó a esperar y agazaparse.   Como en las anteriores medidas de fuerza, será clave el rol que adopten los partidos de izquierda, siempre dispuestos a plantar piquetes en las principales avenidas y en los accesos a los centros urbanos del área metropolitana y el interior del país. Un aliado útil para el gremialismo opositor, ya que el alcance de los paros se amplifica ante las dificultades -y hasta imposibilidad- de que los asalariados lleguen al trabajo por los cortes.   De acuerdo a los moyanistas, lo que terminó de empujar al líder camionero a la huelga fue la batalla mediática con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, quienes argumentaron que Ganancias es un "aporte solidario" de los trabajadores y que cobrar el impuesto "es filosófica e ideológicamente necesario".   En la central obrera oficialista también hay inconformismo con el Ejecutivo nacional, pero seguirán manteniéndose al margen de las medidas de fuerza. "Así como defendemos este modelo y su continuidad, cuando tenemos que hacer alguna crítica o reclamo lo hacemos y lo vamos a hacer. Pero las críticas no las hacemos por los medios, las hacemos cara a cara y mirando a los ojos", se diferenció ayer el jefe metalúrgico de la CGT, Antonio Caló, luego de encabezar en San Vicente un acto de la Juventud Sindical.

COMPARTIR: