Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Cinco peligrosos hampones acribillaron salvajemente a balazos a un jubilado de 60 años, en un cruento y misterioso suceso que se registró en la localidad bonaerense de Villa Obrera, en el partido de Lanús. Los despiadados criminales fugaron en un automóvil y son buscados de manera intensa por los pesquisas policiales.

Las autoridades ya descartaron un robo como móvil del tremendo asesinato. El caso tiene una circunstancia muy curiosa: el sexagenario agredido pensaba mudarse el sábado de su vivienda.

Los voceros de los tribunales de Lomas de Zamora identificaron a la infortunada víctima como Horacio Muruaga, jubilado, de 60 años.

Villa Porá

Trascendió que este hecho se produjo a las 22.40 del viernes pasado, cuando el hombre salió de su vivienda, situada en un pasillo interno de la denominada Villa Porá, a unos 200 metros del cruce de Coronel Maure y Posadas, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

Muruaga, que vivía en concubinato con una mujer, estaba por subir a un VW Cross Fox rojo, oportunidad en la que aparecieron en escena 5 forajidos, quienes empuñaban pistolas 9 milímetros y se desplazaban a bordo de un rodado gris. Los individuos no dudaron en agredir sin piedad a disparos al sexagenario, que cayó ensangrentado. De inmediato, estos atacantes huyeron en su vehículo, mientras que Muruaga dejó de existir cuando era trasladado a la Unidad de Pronta Atención (U.P.A) de Wilde, ya que había sido alcanzado por 5 certeros impactos de arma de fuego.

Pesquisas policiales correspondientes a la comisaría de Villa Obrera (8ª de Lanús) realizan diferentes procedimientos en esa humilde zona con la intención de establecer los móviles del asesinato y el paradero de los responsables del crimen.

Un detalle que llamó poderosamente la atención de los investigadores fue que el jubilado pretendía mudarse el sábado de su vivienda. Se cree que Muruaga conocía a los victimarios.