Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar


El justiciero y sus familiares no descartan la posibilidad de abandonar el vecindario, por miedo a padecer represalias tanto de los parientes como de los amigos del forajido abatido.

Los voceros de los tribunales de Morón revelaron que el occiso fue identificado como Leonel Agustín Bargna, de 19 años, quien residía en jurisdicción de Ituzaingó. El sujeto dejó de existir mientras se hallaba alojado en el Hospital Municipal Eva Perón, en Merlo, tras ser alcanzado por un certero proyectil, que quedó incrustado en su cráneo, a la altura del parietal derecho.

Trascendió que este hecho, tal como publicamos en su momento, se produjo frente a un quiosco, situado en el cruce de avenida Julián Castro y San Lorenzo, cuando 2 motochorros concurrieron al local y amenazaron de muerte a un aterrado joven, de 16 años, quien era un cliente y que en esos momentos era atendido por la esposa del comerciante. Los chacales trataron de sustraer una moto Yamaha, de 110cc, que había sido estacionada justo frente al establecimiento.

Por tal razón, los brutales sujetos le exigieron al menor la entrega de las llaves del vehículo, aunque ellos desconocían totalmente que esta unidad en realidad pertenecía al dueño del citado negocio.

El jovencito, asustado por la situación, les entregó a los individuos las llaves de su vivienda y, con ellas, los hampones trataron, sin éxito, de poner en marcha la moto Yamaha.

Al ver que no lograban su propósito, las hienas se enfurecieron con el muchachito.

Esta maniobra fue advertida por "el justiciero", quien se apoderó de una arma de fuego y resolvió enfrentar a los forajidos, con quienes mantuvo un tiroteo.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, el dúo pretendió escapar a bordo de su motocicleta, una Motomel negra, de 110 cc, pero su conductor cayó al suelo luego de ser baleado por el valiente quiosquero. El otro delincuente, que se hallaba armado, huyó rápidamente a la carrera y luego se escondió en las calles del humilde vecindario.

Momentos después, el comerciante fue apresado, de manera preventiva, por los servidores públicos de la comisaría 1ª de Merlo, aunque posteriormente recuperó la libertad porque la Justicia comprobó que había actuado en legítima defensa.

Sin embargo, a raíz de la muerte del asaltante, los policías decidieron intensificar los patrullajes y la vigilancia en las calles del barrio, debido a que no descartan que los otros integrantes de la salvaje banda pretendan vengarse del hombre que se defendió del robo de su vehículo.

En un comienzo, versiones equivocadas había señalado que el quiosquero era integrante de la Gendarmería Nacional.

Vehículo robado

A su vez, pesquisas policiales de dicha seccional establecieron que la motocicleta de los sujetos tenía solicitud de secuestro ya que había sido robada en jurisdicción de la comisaría 1ª de Ituzaingó, el 15 de mayo de 2015.