Miércoles 17 de Agosto de 2022

Hoy es Miércoles 17 de Agosto de 2022 y son las 10:27 - Detuvieron a 2 abusadores que atacaban en el subte / Desde la cárcel, Milagro Sala brindó un discurso para un acto del partido de D'Elía / Los 28 puntos destacados del informe "El estado del Estado" / Emotivos homenajes a Muhammad Alí en las calles de Estados Unidos / Jonás Gutiérrez: "Messi es un genio, siempre lo da todo" / Hay tres sospechosos de violar y estrangular a un chico en Santiago del Estero / El oficialismo celebró la suspensión de Ricardo Echegaray de la Auditoría General / Lionel Messi, prácticamente descartado para el debut ante Chile / Otra jueza dictó un amparo contra el aumento de tarifas / Mauricio Macri "está bien de salud", tuvo reuniones en Olivos y el lunes retomará su agenda / El emotivo recuerdo de Storani sobre su hijo: "Él enseñaba a ser un buen padre"  / Cristina Kirchner publicó un análisis de su hija Florencia sobre la marcha #NiUnaMenos / Cristian Ritondo recibió el alta médica tras cinco días de internación / Roland Garros: el argentino Gustavo Fernández se coronó en tenis adaptado / Corrupción en Brasil: Marcelo Odebrecht entregó USD 3.400.000 a la campaña de Dilma Rousseff / ¿Como sería tu vida si te sintieras apoyado incondicionalmente? / La española Garbiñe Muguruza derrotó a Serena Williams y se consagró en Roland Garros / Perú derrotó a Haití y empezó el torneo con el pie derecho  / El papa Francisco aprobó el proceso para expulsar obispos por casos de pedofilia / Paraguay no pudo con Costa Rica en su debut en la Copa /

ACTUALIDAD

11 de septiembre de 2015

Malas noticias: "En Argentina hay más gordos que en el resto de la región"

El especialista en nutrición Máximo Ravenna habló sobre los malos hábitos en nuestra alimentación. Pan, sal y gaseosas, entre los favoritos de los argentinos

El diagnóstico es terminante: estamos gordos. Y todo por "comer mal", dirían las abuelas preocupadas.   Los malos hábitos alimentarios de los argentinos incluyen, según el Doctor Máximo Ravenna, especialista en nutrición, demasiados hidratos de carbono, sodio y bebidas azucaradas. "Las harinas, el azúcar, el jarabe de fructosa y la combinación de todos ellos que son los alimentos procesados tienen una acción sospechosa de adicción", explicó el especialista en Infobae TV.   El nivel de estrés en el que vivimos tampoco ayuda. El "combo" entre tensión y pocas horas de sueño provocan, según Ravenna, un desbalance hormonal: aumenta la segregación de grelina, que produce hambre, y se reduce la de leptina, encargada de regular la sensación de saciedad.   "El problema es desbordarse con las medidas", agregó, "Estrés, sueño, urgencias personales y muchos años de repetición de este sistema, se acostumbra a la cabeza y siempre se ampara en la comida".   Además, el peso es un tema que despierta obsesiones en el argentino medio, que pretende "comer sin importar las consecuencias". Esto genera que no solo haya un 62% de población con sobrepeso, sino que además haya un 3% de "flacos con consecuencias negativas", que tienen problemas de salud por obsesionarse con perder kilos. "Las mujeres argentinas son las que más engordan en la región", dictaminó.   El 62% de los argentinos tienen problemas de sobrepeso, y un 3% de los flacos tienen consecuencias negativas por obsesionarse con dietas   Los chicos tampoco están exentos: un 35% de los pequeños argentinos tienen sobrepeso y un 17% son directamente obesos, lo cual mutiplica los riesgos de diabetes e hipertensión.   Ravenna no duda en llamar a los años '90 "la década infame". Fue la época en la que los alimentos "light" terminaron de ponerse de moda. El problema es, según su explicación, que al tener menos grasas, no generan saciedad y se come más.   Por eso, recomienda como reglas de oro de su tratamiento para bajar de peso, atenerse al sistema elegido, no manipularlo, cumplir con disciplina, mantenerse alejado de azúcares y harinas; además de, por supuesto, mantenerse en movimiento. "La gran transgresión del gordo es ser obediente", recomendó.   Aún cuando las cifras son alarmantes, sirva de consuelo el mal de muchos: según un estudio de la Universidad de Harvard, desde los años '80, a nivel mundial, se ha reducido un 30% el consumo de grasas y aumentado un 32% el consumo de hidratos de carbono. La consecuencia, que la obesidad haya crecido, en el mundo y en treinta años, en un 100%

COMPARTIR: